LOS LUNARES

Los poéticos hijos de la noche

Comparados con la mayoría de los demás temperamentos, los pálidos hijos de la Luna son un respiro de paz, tranquilidad  y dulce caos, aunque no de superficialidad.

Los lunares son los poetas de la tribu; la antigua asociación entre la Luna y los artistas  tenía algo de verdad, como demostraron las estadísticas de Gauquelin.

Tanto en la vida privada como en la pública, el lunar se caracteriza por el desorden más completo. Es capaz de ir desaliñado a cualquier parte, y el día en que ordene su casa sabremos que  el  Apocalipsis por fin ha llegado.

Habitante eterno de las mesas de café a la madrugada, no puede vivir sin ver la parte poética de todos los asuntos. Sería adorable sino fuera porque, como dijimos, demasiadas veces todo esto también es una pátina. De todas maneras, existen muchos artistas verdaderos nacidos bajo este astro.

Sentimentales y ciclotímicos, son buenos ejemplos de lo que comúnmente se conoce como “lunáticos”.

Su especial sensibilidad y ductilidad para asumir simultáneamente los roles de padre, madre, esposo/a, hijo/a, amigo/a, amigovio/a, amante, etc.  los hace ser queridos, y es un temperamento particularmente adicto a la mesa bien puesta (recordemos que la Gastronomía es también un arte, después de todo).

Les cuesta moverse de cualquier silla y aman la cama como a su madre.

Lo milagroso de este temperamento es que, juntamente con los jupiterianos, son los únicos capaces de hallar o aún crear belleza en el medio mismo del caos exterior más completo, como puede ser su casa.  Peor todavía, se sienten más relajados en medio de un cierto desbarajuste.

Acerca de los niveles del desorden hogareño a los que puede llegar un lunar, sólo se puede decir que dentro de sus casas siempre es posible encontrar los restos de alguien que alguna vez entró allí y se perdió para siempre, entre el tumulto de las cosas tiradas por todas partes.

Como el mercuriano, el lunar ama lo superficial, lo banal y la moda.  Adora salir de compras, lo que constituye su mejor terapia antidepresiva... cosa que necesita a menudo, pues los estados de melancolía y apatía son bastante familiares a los lunares.

Pero a estos estados de tontería aguda siguen unos picos de máxima intensidad y sutileza, que nadísima tienen que ver con lo anterior.  En esos momentos, el lunar parece conectarse de pronto con todo lo mágico del cosmos, cree encontrarse de nuevo entero a sí mismo y siente unas agudas ganas de registrar el milagro que está sucediendo, bajo la forma de una melodía, poema o pintura.

Así, entonces, el lunar no puede tener la menor idea de quién se trata realmente el individuo que vive en su mismo cráneo: ¿es el que no tiene energía para enfrentar a este mundo insensible y fantasmagórico?  ¿o el que es capaz de transfigurar un viento cósmico en una frase llena de magia?

De hecho, la Luna no sólo ha sido ligada por los siglos a sus antiguas significaciones de la noche, el misterio, o los poetas, sino también, y sobre todo, a la de la Magia.

Toda tendencia a pronunciar frases poéticas, románticas, sentimentales, con aromas cursibarrocos, en el momento más descolgado y en el lugar menos adecuado, puede ser tomada como una manifestación del temperamento lunar.  

¿Llegaste hasta aquí directamente?
Estas páginas describen los 11 temperamentos astrológicos según la Astrología Cosmoenergética, y forman parte del Test de Temperamento Cósmico
Puedes realizarlo y conocer tus astros regentes, colores favorables, los tipos de personalidad con los que eres compatible en la pareja y detalles sobre tu energía vital.
Es gratuito y completarlo tarda entre 10 a 15 minutos.
Si quieres saber más, te aconsejamos leer esta introducción.

Otros temperamentos:
Solar - Mercuriano - Venusiano - Marciano - Jupiteriano - Saturniano - Uraniano - Neptuniano - Plutoniano - Galáctico

Galaxio.com