LOS NEPTUNIANOS

Los hijos de las Aguas

Debido a una característica muy propia de los hijos de este planeta - la de tener una imagen ilusoria acerca de sí mismo y de los demás - nos extenderemos un poco en la descripción de este carácter.

En principio, todo lo que se dice de la vida interior del uraniano puede aplicarse al neptuniano, sólo que en estos las cosas suceden ahí afuera

Son como la versión extrovertida del uraniano.

Un neptuniano es reconocible a través de un detalle de su personalidad que se destaca a la distancia: la exigencia, para consigo mismo y para con los demás.  Y encima es una exigencia crítica, aguda, obsesiva, constante, impaciente....

Nada está demasiado bien hecho para un neptuniano. Es muy terrible tenerlos como jefes, padres, madres, profesores o algo parecido, puesto que si aún  uno hubiera hecho lo mejor de sí, el neptuniano apenas si lo notará. Sin embargo, la menor falla lo irrita al máximo.

Antes que mal hechas, el neptuniano prefiere que las cosas no se hagan.

Se podrá preguntar, entonces, qué puede haber de bueno en esta gente, y con razón; pero hay algo más enloquecedor aún que lo anterior, y es que los neptunianos cambian de humor entre una palabra y la otra, y cuando de pronto se tornan encantadores....son verdaderamente encantadores!

Ponen todo lo mejor de sí para atenderlo a uno, adivinan los deseos y los cumplen a su manera, es decir, perfectamente.

A veces uno se da cuenta de lo mucho que hacen estas personas para agradar y ser útiles a los demás, incluyendo a uno mismo... lo que hace que nuestras fantasías criminales para con ellos nos hagan sentir terriblemente culpables... hasta que el neptuniano cambia de nuevo.

Pocas cosas más neptunianas en el mundo que colocar a todos los que le rodean en el terrible terreno intermedio entre la ternura agradecida y el odio caníbal. Definitivamente, el neptuniano es alguien que no puede ser comido crudo sin culpa.

Esto en cuanto a su entorno inmediato. Ahora hablemos de otro de los pilares fundamentales de la arquitectura interior de un neptuniano: la increíble capacidad que tienen de engañarse acerca de sí mismos y acerca de los demás.

Continuamente imprimen sobre la realidad interior y exterior un mundo de ilusión y fantasía que fue claramente detectado por los astrólogos de principios de siglo, hasta el punto de que ellos asignaron a este planeta la regencia de los sueños.

Esto es hasta tal punto así, que si uno tiene dudas acerca de su grado de neptunianidad, sólo debe observar cuán a menudo se engaña a sí mismo con respecto de los conocidos y/o amantes.

En cada temperamento cósmico hay muchos elementos curiosamente relacionados con el planeta regente, y aquí tenemos un caso: el planeta Neptuno, denominado así en honor al dios de los mares, parece generar realmente en sus hijos una interminable sed de aguas dulces y saladas, y esto en ambos sentidos: se toman todo y además su sueño dorado es comprarse un barquito y perderse en el horizonte. Y encima, adoran la lluvia, la niebla, las tormentas, las nubes, las cascadas,  las piletas, las peceras, aun los charquitos de agua (siempre que no estén en su living). Otro detalle derivado de esto: los modelistas (tanto de trenes como de aviones o barcos ) son predominantemente neptunianos. El neptuniano se encuentra cómodo en ese rubro porque ahí pueden juntar la pasión por viajar con la exigencia en la ejecución de cosas que tienen mucho detalle.  En general, aman construir barcos, casas, muebles, o las manualidades minuciosas tales como tejer, artesanías, miniaturas, mecánica, etc.

Los neptunianos son como los niños, pues cualquier silencio demasiado prolongado es casi siempre una mala noticia: aun cuando uno los vea quietos y meditabundos, uno no debe de engañarse: probablemente están pergeñando un viaje de polizón por el Transiberiano, o el primer cruce del Océano Pacífico en un salvavidas.

El neptuniano odia lo complicado y es un gran amante de la simplicidad: no soporta ver su casa llena de cosas inútiles, así como considera que existen demasiadas palabras en el diccionario; por ejemplo, vida y aventura son sinónimos, así como compulsión y acción, o pasión y amor.

Si bien una gran parte de sus vidas transcurre en el vértigo, el neptuniano es también capaz de crear una quietud que posee la particularidad de su intensidad.  Esto merece ser atendido, porque forma parte esencial de la energética del neptuniano.

Los dos polos entre los que se mueve son el vértigo - que predomina - y la completa quietud, ambos muy intensos. 

Cuando un neptuniano se halla quieto, se halla realmente quieto. Es la magnífica quietud de las montañas, de los leones dormidos, de los árboles centenarios. Una quietud que todo lo impregna, que detiene el tiempo.

Los otros temperamentos conocen o la quietud sin energías, apática, llana (lunares, venusianos), o el dinamismo abrupto, desbordado y acelerado (mercurianos,  uranianos, marcianos); sólo los neptunianos - y, en menor grado, los solares - pueden estar a la vez intensos y en paz.

Desde esa calma propia de los abismos del mar, surge el neptuniano como renacido a emprender un vuelo furioso: se despide de sus seres queridos con lágrimas de cocodrilo en el  puerto, y zarpa hacia más vida o más muerte.

Rara vez buscará la sabiduría dentro de sí; para el neptuniano, la Vida es una deslumbrante llamarada que está encendida por todas partes, ahí afuera.  

¿Llegaste hasta aquí directamente?
Estas páginas describen los 11 temperamentos astrológicos según la Astrología Cosmoenergética, y forman parte del Test de Temperamento Cósmico
Puedes realizarlo y conocer tus astros regentes, colores favorables, los tipos de personalidad con los que eres compatible en la pareja y detalles sobre tu energía vital.
Es gratuito y completarlo tarda entre 10 a 15 minutos.
Si quieres saber más, te aconsejamos leer esta introducción.

Otros temperamentos:
Solar - Mercuriano - Venusiano - Lunar - Marciano - Jupiteriano - Saturniano - Uraniano - Plutoniano - Galáctico

Galaxio.com