Portal 
 Galaxio Ezine 
 Informes 

 Krishnamurti 
 Buddha
 Meditación Global

 Astrología
 Uranianos
 Arte Cósmico 
 I Ching Caminantes 

  Páginas amigas
 Con la Naturaleza
 Inteligencia Emocional
 Nueva Visión

Deja aquí tu mensaje
Leer Mensajes




Google
Web Galaxio.com


  EL BUDDHA GAUTAMA (en construcción)


Poder hablar a otros acerca de seres tan maravillosos como los Buddhas es siempre un gran privilegio.
De no haber sabido nada acerca de ellos, palabras como éstas son las que me hubiera gustado escuchar por primera vez.
Toda gratitud para ellos y para aquello que se expresa a través de sus vidas.

Naturaleza de los Buddhas
La humanidad, como la misma Tierra, tiene sus ciclos de inviernos y primaveras.
Durante los inviernos, la oscura ignorancia se apodera del espíritu humano, y durante las primaveras la Verdad se revela a sí misma.
Entonces nacen flores perfectas de sabiduría y compasión cuya luz persiste a través de los milenios invernales, donde la ignorancia vuelve a predominar.
Estas flores perfectas de la humanidad son los Buddhas (despiertos) o Tathagatas ("así venidos", es decir, provenientes de la Verdad)
Según el Buddha Gautama y Krishnamurti, han existido otros iluminados además de ellos, pero sólo 3 son históricamente conocidos, en orden de aparición:
Siddharta Gautama, Jesús y Jiddu Krishnamurti.
Los buddhas desconocidos existieron todos antes de Siddharta, y por lo tanto, son llamados pre-buddhas.

Enseñanza de los Buddhas
Los Buddhas pertenecen todos al mismo linaje de la bondad y la sabiduría. Así entonces, sus enseñanzas son idénticas en su fuente y en su destino, si bien pueden variar en su expresión.
El Buddha Gautama (o simplemente, el Buddha) nació con un yo y alcanzó la iluminación luego de un gran esfuerzo personal, pero tanto Cristo como Krishnamurti nacieron ya sin ego alguno que disolver.
El Buddha impartió una enseñanza acorde a las necesidades y la evolución de las personas de su época, creó su Orden (Sangha) que aún existe, y estableció el Dharma (la verdadera religión).
Unos 500 años después de él advino Cristo, cuya misión esotérica está envuelta en el misterio. Al ser su vida interrumpida a sus 33 años, su enseñanza no tuvo tiempo de exponerse por completo luego de tan sólo 3 años de vida pública; ni el Buddha ni Krishnamurti habían madurado sus enseñanzas a tan joven edad, y así su mensaje es incompleto, aunque totalmente armónico con las enseñanzas de los otros dos grandes instructores de la humanidad.
La muerte de Cristo en manos de judíos y romanos parece simbolizar los 2.000 años de verdadera irreligiosidad que siguieron en este hemisferio.
Finalmente, advino el instructor actual, Krishnamurti, cuya enseñanza tendrá plena vigencia por centenares de años, hasta el advenimiento del siguiente Instructor que él mismo predijo, y del que poco más sabemos.
El joven Krishnamurti recordaba detalles de la vida del Buddha del que sólo podía haberse enterado de haber sido un contemporáneo suyo; según la Teosofía, Krishnamurti fue un discípulo del Tathagata, un monje del Sangha en una vida anterior. Por otra parte, según la misma Teosofía, Cristo es uno de los Maestros de la Gran Hermandad Blanca.
Así entonces, tenemos que los 3 fueron voceros de una misma y misteriosa fuente, y tanto sus vidas como sus enseñanzas tienen muchas similitudes y raras coincidencias.
El Buddha habló de la liberación del sufrimiento a través de la eliminación de los deseos, lo que conduce a la mente a un estado de claridad y compasión por todos los seres vivos.
Cristo habló del amor como la esencia de la espiritualidad.
Finalmente, Krishnamurti expuso claramente su enseñanza, cuya esencia - según él mismo - se encuentra en su discurso de la disolución de la Orden de la Estrella: "La verdad es una tierra sin caminos".

Si uno lee quietamente sus historias de vida y sus enseñanzas, puede sentir el actuar de un gran y trascendente misterio.

(Esta sección tendrá pronto nuevos contenidos)

DESDE AQUI:
Diálogo del Buddha con Simha sobre la aniquilación del ser
Frases del Buddha y Krishnamurti

Copyright©2000 Marcial G. Camperi             
Arriba