Reservas Urbanas 
Usarlas y Conservarlas o Explotarlas y Destruirlas
 


1 de agosto de 2001 

(es como una muestra de lo que hacemos con el mundo)

Por Ricardo Barbetti, del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia

1ª Parte: Aspectos de la situación actual. 
La
Primera Realidad:

Debería ser evidente para toda persona que para vivir tienen que estar bien el aire, el agua  (los ríos, mares, lagos, napas subterráneas), la tierra. Por eso, creer que antes que eso están los negocios, el poder, la economía, la industria, la  política, el comercio, la ambición, es una creencia que da como resultado explotar y destruir la naturaleza, causando un aumento de sufrimientos humanos, y va hacia un suicidio de la humanidad. Por eso es urgente cuidar y reconstruir la naturaleza, porque es lo que hace posible la vida. Y es imposible la paz entre gente si hay guerra contra la naturaleza. Lo que hace surgir a la ambición es el miedo a la pobreza, el sufrimiento y la enfermedad. Pero hay que entender que lo único que vale o sirve es armonizar con la totalidad, trascendiendo todo lo demás. Por todo esto, la única meta valiosa es lograr la armonía total del ser humano con lo silvestre; porque toda otra meta que no incluya esta - o que sea opuesta, es ingenua y autodestructiva. Pero es común que cuando llega a un lugar la sociedad moderna  mate plantas, animales, indios, todo. Nivela. Rellena, entierra. Entuba arroyos, saca rocas. Deja al lugar vacío de vida, de naturaleza. Es imprescindible hacer al revés: cuidar - y ayudar a recuperar - lo natural lo más posible en todas partes, relieve, vegetación, animales, los indios y su modo de vivir... la diversidad, por su efecto directo sobre el mundo, y por su efecto sobre los conocimientos y sentimientos de la gente, que va a cuidar o destruir. Las obras humanas, la urbanización, deben estar integradas al paisaje natural, no EN VEZ DE.

La cultura general actual es destructiva, insensible, por eso son así gobiernos, empresas, legisladores y casi toda persona. Hay mucho ocuparse de ambiciones, proyectos, teorías, planes, que son cosas imaginarias, artificiales, en vez de conocer y cuidar la naturaleza, que es  la realidad base de la vida, la felicidad y la salud. Un ejemplo: en la Universidad de Buenos Aires hay un aula magna sin ventanas ni claraboyas, al lado del río de la Plata y 300 ha de costa con bosques, pájaros, que están exterminando con basura y edificación.

La humanidad moderna tapa la Tierra con asfalto, baldosas, edificios, basura, y rellenamientos mal llamados sanitarios. Entonces hay muy poco de natural en su vida, que es casi toda otras personas y cosas artificiales. Por eso la mayoría de las personas ven como realidades el enriquecimiento personal, el poder, la  política, la economía; y ven el mundo natural como "recursos naturales" para usar, no como valioso en sí mismo, no entienden que es la base de todo y hace posible la vida de todos. Creen que cuidar la naturaleza es ingenuo, idealista, no ven que la máxima ingenuidad es creer que lo mejor es lo que hace "todo el mundo" o los poderosos exitosos; creer que los negocios son la base de todo. Idealismo es vivir de ideas, cosas mentales, que pueden ser ilusiones, errores y mentiras, como dar mas valor a papeles, palabras escritas y números (billetes, decretos, cuentas bancarias) que a personas, árboles, ríos, la tierra, el aire, animales, rocas, que son REALES, NO IDEALES. La política es buena como medio para fines buenos, pero si  se usa para el provecho de algunos ambiciosos, causa destrucción, corrupción, falsedad, dolor, miseria y caos - este proceso se ve por todas partes. Hace falta basarse en la verdad, que es lo contrario de la mentira y del error.

El tipo más común de vida moderna achica y deforma la cultura, la sensibilidad, la capacidad de percibir y darse cuenta, reduce la vida a rutinas, papeles y edificios y máquinas, oficinas, diarios, billetes, formularios, carpetas, coches, fábricas. Nos encarcela en el tránsito y el trabajo, calles y vidrieras, discursos, televisión, revistas, subterráneo y colectivos, computadoras, lo artificial, sin vida. Todo esto es impulsado por ideas de gente que vive encerrada en fábricas, departamentos, escritorios y gabinetes y no sabe de otra cosa.

   Millones de personas, fuera de trabajar, se dedican solo a ver y oír televisión, football, músicos y cantantes que están de moda, pasatiempos, y copiarse de lo que creen que hace "todo el mundo", seguir la corriente. Esa corriente va al caos y la tragedia. No es obligación seguirla, como muchos tratan de hacer creer porque les parece que a ellos les conviene. Hay que despertar la sensibilidad; para esto sirve conocer lo silvestre.

 En la mayoría de las personas, funcionarios, empresarios, periodistas y todo tipo de gente, hay una inconsciencia alarmante sobre estas cosas; esto es causado por la vida diaria que hace la mayoría, una vida repetitiva, de encierro en lo artificial, en cosas hechas con fines muy limitados, y que no deja ver otras cosas, y con una propaganda constante hecha para moldear y usar a la gente, impulsando obediencia y ambición (los llaman "lealtad y liderazgo"), deseos por cosas fabricadas y vendidas. Los pocos que nos damos cuenta de esto, vivimos en tensión y angustia, tristeza, y soledad o terror, por eso algunos enloquecen, y eso se usa para intentar desprestigiar a todos los que nos damos cuenta. Es necesario ayudar a todos a ser más libres y perceptivos. Estudios médicos y psiquiátricos hechos por más de treinta años indican que el conocer lugares sin edificios, máquinas, ni basura, y con bosques, lagunas, pájaros, mariposas y peces, limpia y endereza la mente, mejora la salud física y mental; por eso, en lo silvestre está la salvación del mundo. En lo silvestre libre, puro, no alterado por gente que lo considera solamente como ¡"recursos naturales"!

Necesitamos más áreas naturales que las que ya son reservas o parques nacionales, por los efectos que causan por sí mismas y por la posibilidad que dan para el desarrollo de la sensibilidad y los conocimientos de las personas, que resultan incompletos y por eso dañinos si sólo tratan con lo que existe en ciudades y campos cultivados: lo transformado por el ser humano: tecnología, arte, ciencia.

    Pero los animales plantas y paisajes tienen en sí mismos motivos suficientes para ser y desarrollarse, sin necesidad de que sean útiles para personas (nos parece mal considerarlos "patrimonio de la humanidad").

Pero muchas áreas silvestres son destruidas cada vez más rápido, especialmente las más necesarias como reservas urbanas, y muchas que son "de papel". Esto pasa porque quedan en poder de los que menos las entienden  y menos les interesan. Se llega a esto porque algunos se interesan en conocer la naturaleza, otros se dedican a conseguir poder. Por eso casi siempre los que conocen la naturaleza no tienen poder, y los que tienen poder no conocen la naturaleza. Algunos ejemplos: Parques Nacionales en manos del director de turismo. - Los arroyos de la provincia de Buenos Aires han estado en las manos de un ingeniero. - El mal llamado cinturón "ecológico" (y su camino maloliente del "buen aire") fue inventado por un abogado.

El dragado y la rectificación destruyen los arroyos, su forma desarrollada en miles de años, su paisaje, los bosques y otra vegetación que los rodea. Destruyen las orillas en declive y el paisaje subacuático de  vegetación, remansos y bajos que se calientan más con el sol (todos elementos necesarios para muchos animales) dejando un canal liso y recto con orillas verticales; desordena su funcionamiento, y todo esto daña a la fauna acuática y a la terrestre de la región. Estas obras se hacen sin estudiar el daño que causan. El que decidió dragarlos se burló públicamente, con malicia sorprendente, de los que pidieron que se cuide la naturaleza. Nadie del gobierno lo criticó ni lo detuvo, las cuadrillas con sus máquinas entran en propiedades privadas, parques y reservas sin aviso ni permiso. Sólo hay poder y negocios. Destruyen el paisaje natural, que funcionó bien por miles de años, y se sienten muy inteligentes.

   Y estas personas violentas son respetadas y consideradas importantes, tienen sueldos altos, son escuchadas,  las entrevistan en televisión, donde difunden su actitud agresiva. Y tienen en su poder muchas áreas naturales urbanas. Están acostumbrados a destruir, burlarse, imponerse por la fuerza. Usan como pretexto el disminuir inundaciones, como si la naturaleza tuviera la culpa de tener lugares inundables y no los loteadores y funcionarios que permitieron esos loteos y los que no averiguaron y construyeron en lugares bajos,  y después exigen defensas contra inundaciones en vez de construir sobre columnas o en lugares no inundables.

   Hay cuadrillas para cortar bosques, topadoras, equipos destructivos de todas clases; - para eso sobra plata. Pero para sueldos dicen que no hay plata, ni para comprar árboles, ni para comprar o expropiar tierras silvestres y protegerlas. Será porque la naturaleza no vota. Las cuadrillas cortan todos los árboles que pueden, sin plan ni método, con orgullo de destruir y matar, sin usar la inteligencia excepto para engañar con viveza grosera a los que tratan de salvar árboles (los cortan cuando no están los que vigilan). Todo esto está pasando en las áreas de reserva del "cinturón ecológico" (que son pocas y muy chicas) y en muchos otros lugares.

Funcionarios y empresarios consiguen lo necesario para destruir paisajes naturales. Este camino suicida tiene que cambiar. El egoísmo, que es separatividad que niega la realidad básica de la unidad de todas las cosas, y por eso es un error inmenso y es el origen de todos los males, es ejercido con orgullo, se desprecia a los que lo critican, no se considera lo que dicen; los poderosos quieren obediencia y adulación, no información ni consejos. Los funcionarios y empresarios que impulsan o permiten la destrucción ensañada, despiadada, de áreas naturales, están orgullosos de hacerlo. Y cada gobierno, sea militar, de izquierda, centro, o derecha, los consulta, los emplea con sueldos muy altos. Son considerados héroes del progreso, gente de acción.

Uno de estos funcionarios, en su  paso de un dique hidroeléctrico grande al cinturón "ecológico" y de ahí a una empresa de autopistas, hizo matar millones de árboles grandes, muchos de siglos (declaró que hizo cortar árboles de la "Panamericana" para "cumplir el mandato divino de dominar la naturaleza", aunque "dominar" significa la responsabilidad de CUIDAR). A cambio hizo plantar unos miles de arbolitos de especies de muchos continentes, dispuestos según le pareció a algunos parquistas que no respetan el paisaje ordenado de la naturaleza que es resultado de una historia complicada de millones de años. 

Y me parece importante mencionar que muchos conservacionistas - o personas que por el cargo que ocupan deberían serlo -  adoptan los modos de ser, actitudes y estilos empresariales o institucionales o académicos, y entonces descalifican áreas propuestas como reservas, las dan por perdidas, las abandonan a la explotación, la contaminación y la invasión por especies exóticas de plantas y animales. Esto pasa en la Reserva de la Biosfera Parque Costero del Sur, partes de muchos parques nacionales y reservas provinciales, el Cinturón Ecológico, la reserva Costanera Sur, la reserva costera de Vicente López; la zona de Ezeiza, el aeropuerto de Ezeiza, también el de Iguazú, otros aeropuertos que como reservas naturales urbanas son muy importantes, y en muchos otros lugares. En la zona de Ezeiza está la Laguna Rocha, de trescientas hectáreas, rodeada hasta hace poco por setecientas hectáreas de bosques y prados silvestres (ahora son menos, pero todavía hay), habitada por espátulas rosadas, flamencos, patos y otras aves acuáticas, que es permanente porque se origina en un manantial de agua salobre y dos de agua dulce, esta laguna está siendo destruida por contaminación de curtiembres y por el aeropuerto de Ezeiza donde se vuelcan basura y otros residuos a un arroyo que desagua en la Laguna Rocha, que está contaminada, pero se la puede purificar haciendo circular agua de lluvia hacia un drenaje; sus características excepcionales y su cercanía a la ciudad de Buenos Aires justifican esta tarea.

  Expongo estos ejemplos porque son típicos de la situación general.

2ª Parte. Soluciones: Por todo esto y por muchos hechos parecidos, es necesaria una acción eficaz, innovadora (-lo que se hizo hasta ahora no dio suficientes resultados-), para salvar las áreas silvestres que son más valiosas por su biodiversidad alta y las que son importantes por estar en - o cerca de - zonas urbanas y por eso son buenas para usarlas en educación ambiental de la población general.

Por lo que tengo visto, el único modo en que se pueden salvar como reservas esas áreas silvestres es con una acción educativa grande, recreativa, amena, que atraiga. Es imprescindible ayudar de este modo a la mayor cantidad posible de personas a entender que las áreas silvestres en estado natural cerca de ciudades, son buenas, necesarias, agradables y valiosas por muchos motivos.

Es necesario presentar estos temas de modo interesante, comprensible, inofensivo y agradable para la mayor cantidad posible de gente. Se debe usar un idioma y estilo entretenidos, simples, naturales, correctos, breves y actualizados, para que se puedan entender lo mejor posible la situación y las soluciones y entonces inspiren las acciones correctas  necesarias. Insisto porque en demasiados casos se usan un idioma y un estilo que dan un efecto que es todo lo contrario. Y debe haber muchas ilustraciones en color, o mejor: que la ilustración sea recorrer la naturaleza, viviente, libre, en acción.

Hay que hacer la mayor cantidad posible de cursos, conferencias, visitas guiadas; libros, videos, películas, audiovisuales, , folletos y artículos; proyectos y diseños, asesoramientos y dictámenes. Mucha extensión y difusión técnica y científica, sin descuidar el arte literario, lo estético.

Todo esto con la máxima libertad de acción para que sea ágil y pueda hacer frente rápidamente a los daños y amenazas contra la naturaleza, que aumentan a una velocidad muy grande; para esto es necesario seleccionar y preparar personas de la máxima confianza, para que se muevan con el más alto grado de autogestión y autocontrol, sin perder tiempo pidiendo y esperando autorizaciones, y con equipos de colaboradores para la organización y la propaganda de los eventos. Y sería muy útil que no tengan que distraerse ni preocuparse por sus medios de subsistencia. Por supuesto esto sería deseable para todos, pero en este caso tiene una importancia especial como para hacer más al respecto. El tipo de profesional más adecuado se podría definir como NATURALISTA DE CAMPO -DOCENTE

Es imprescindible una campaña permanente, perpetua, de educación, promoción  y divulgación sin límites, en todo el país y en el extranjero, centrada en asegurar la presencia de reservas de naturaleza silvestre en la vida diaria de todos, desde parques y plazas, las costas de los ríos, arroyos, lagunas y del mar, hasta los árboles de la calle y parques, jardines y canteros en propiedades privadas; de eso trata la 3ª parte :

 

3ª Parte: El Código Civil; modificaciones imprescindibles y urgentes. Fundamentos: El calentamiento global elimina islas y costas por hacer subir el mar, mató arrecifes de coral, eso destruye pesquerías (peces importantes para la pesca se reproducen y/o crecen en los arrecifes) y entonces causa hambre y pobreza, y daña el funcionamiento del mar. Y el calentamiento causa mas inundaciones y sequías, esto causa muertes de personas, destruye cosechas, edificios y hace muchos otros daños en áreas urbanas, rurales y silvestres. Por eso que el presidente de un país poderoso diga que no le importa el calentamiento global es una señal de que no se usa la inteligencia, y es un signo de la ignorancia y la locura de esta época..

El calentamiento global lo causa la cantidad enorme, no natural, de anhídrido carbónico (CO2), la mayor parte viene de humo de motores de automóviles, un poco menos de las industrias, y en tercer lugar de la quema de selvas. Cuando hay mas CO2 en el aire, una proporción mayor del calor del sol que llega a la tierra y es reflejado hacia el espacio, es reflejado de nuevo a la tierra por el CO2.

   Pero los árboles consumen CO2. Por eso, hacen falta mas árboles para frenar el calentamiento global, y especialmente en las ciudades para que la gente pueda entender que los árboles y los otros seres vivos son importantes, -  para esto tiene que haber árboles y animales en la vida diaria de todos (¿se van a dar cuenta que los árboles y todos los seres vivos son importantes si ven y conocen únicamente cemento y máquinas?). Pero el código civil y varias leyes obligan a destruir árboles, y se dan créditos para desmonte. La cultura general considera poco a otros seres; si la ley apoya al que quiere destruir vida, la situación es peor.

Es imprescindible cambiar el código civil para que proteja los árboles, sobre todo los autóctonos y los grandes; que prohiba cortar grupos de árboles y destruir parques; que rebaje o elimine impuestos a los terrenos con árboles, en las ciudades y el campo. Es imprescindible y urgente eliminar el impuesto a las tierras "libres de mejoras" que son las que tienen paisaje natural, y disminuir impuestos o dar créditos a los que conserven tierras silvestres. Y deben eximirse a las tierras silvestres del impuesto al "lucro presunto".

Por estos motivos y otros, es más importante cuidar los árboles vivos que los proyectos, líneas divisorias, paredes, cercos y edificios, todos los cuales pueden modificarse y repararse (- las modificaciones de edificios son muy frecuentes y esto es considerado normal -). Es muy simple cambiar de lugar o modificar proyectos, líneas divisorias, paredes y cercos, sin grandes gastos, operación que en el caso de un árbol grande es difícil, costosa, y con probabilidades grandes de que el árbol se muera. Los árboles son imprescindibles para que este mundo funcione bien y sea apto para la vida humana, eso es razón suficiente para respetarlos.

Artículo 2628: El propietario de una heredad no puede tener en ella árboles a sino a distancia de tres metros de la línea divisoria con el vecino, sea la propiedad de este predio rústico o urbano, esté o no cercado, o aunque sean ambas heredades de bosques. Arbustos no pueden tenerse sino a distancia de un metro.

NOTA: los terrenos son cada vez más chicos, cumplir esta norma sería destruir casi todos los árboles.

Texto propuesto para el artículo 2628: El propietario de una heredad puede tener en ella árboles a 0,5 m de la línea divisoria con el vecino (medida desde el centro del tronco), arbustos a 0 cm. Los árboles de especies autóctonas deben ser respetados, excepto poda que no deforme ni dañe, no mayor del 20 % por año. Si el propietario o el vecino desean que se saque un árbol o se pode más del 20%, deberán seguir el dictamen de experto designado por autoridades de un jardín botánico o por la defensoría del pueblo, apelable a favor del árbol pero no en contra. No se podrán sacar árboles autóctonos de más de 5 años, o más de 15 cm de ancho de tronco o más de 4 m de alto, o anteriores a la división del terreno o a  la traza de línea divisoria o a la edificación cercana, o si se plantaron cuando en el terreno vecino había árboles iguales o mayores a

distancias iguales o más cerca. Árboles de especies introducidas que son plagas (paraiso, ligustro, fresno, negundo, alcanfor, álamo, morera, palma de Canarias y otros) podrán sacarse, con obligación de plantar igual cantidad de árboles autóctonos en cuanto se sacaron los introducidos, todo a costas del que pide que se saque.

Principal - Actividades con la Naturaleza
Aborígenes (indios) - Sabiduría China
Areas silvestres protegidas - Visitas guiadas y conferencias
¿Qué hace Ricardo Barbetti? - Contacto personal
Libro "Plantas Autóctonas: imprescindibles para la Naturaleza y la Humanidad"
Ayudemos a las especies nativas, no a plagas - Que árboles plantar
Propuesta para la costa del Río de la Plata -
Una poesía de Shelley


Página hospedada en Galaxio.com