LOS ABISMOS

Camino del Dragón por los Abismos

     
 
     
 
     
     

El Dragón en los Abismos de las Penumbras

La confusión total predomina, pero por suerte, la imposibilidad de actuar es una protección contra las equivocaciones.
Cuando las fantasías y la inestabilidad emocional predominan es importante no hacer nada, ya que cualquier acción realizada desde tal estado tiene todas las probabilidades en contra.
Relacionado con cuestiones del amor, este es uno de los hexagramas más negativos, ya que nos habla de un caos sentimental y un mundo de fantasías.
Los impedimentos para la acción aquí son - paradójicamente - algo para agradecer, ya que esos impedimentos actúan como padres que prohíben a sus hijos algún juego atractivo, pero peligroso.
El Dragón se ve retratado aquí como un fantasma que aparece como real para los enamorados, pero puede descubrirse su naturaleza observando su incapacidad para cambiar las condiciones materiales concretas.

Interpretación Hombre-Mujer:
El hombre aparece impulsando la confusión, pero la mujer evita mayores equivocaciones a través de su pasividad y manteniéndose apartada de la energía generada por el varón.
Su posición es esperar que la energía caótica que la rodea se aclare. Esto es correcto, aunque peligroso. Sería mejor aún alejarse completamente de la fuente de la inestabilidad hasta que ésta cese.

Versión Marciana de este hexagrama (sobre la Acción)