LAS AGUAS

Camino del Dragón por las Aguas

     
 
     
 
     
 

El Dragón en las Aguas de las Penumbras

 

Este es el segundo de los "hexagramas puros", aquellos que tienen la misma cualidad en el Cielo, la Tierra y el Caminante.

En el Camino nunca volveremos a ver al Dragón tan dueño y señor de todo: su magia está por todas partes, inundándolo todo, fluidificándolo todo.

Son tiempos en que los milagros son cotidianos, pero también el dolor lo es.

Se ven dioses verdaderos al lado de los espejismos, se pisa un suelo de diamantes pero también la ciénaga.

"Todo es posible", parece cantarnos el Dragón, impulsándonos a seguirlo.

"La verdad es la mentira, la mentira es la verdad", sigue cantando, ¿quién podrá detenerlo?

No hay consejos que valgan, no hay acción correcta o incorrecta, porque todas las leyes han cesado y aún la Tierra se refleja en el Cielo - y el Cielo en la Tierra.

Sin embargo, respecto a seguir o renunciar a la Magia, no hay ambigüedad posible: para que la Magia sea uno debe estar por completo con ella, o los milagros no sucederán en absoluto.

No hay oro sin dolor, pero ¿a quien le importa?

En tiempos del Dragón, lo imposible ha sido desterrado del Universo.

Claves: Estos son los tiempos en que el oasis y el espejismo se hallan fundidos en una sola imagen; nadie sabe dónde está la verdad, dónde está la mentira. La Magia puede ser el dolor, el dolor puede ser la Magia. Nunca como en este caso se debe estar más atento.

 

Galaxio.com

Glosario del I Ching

Hexagramas

Recomendar este I Ching a un amigo