LAS AGUAS

Camino del Dragón por las Aguas

     
     
     
 
     
 

El Dragón en las Aguas de la Oscuridad

La Ilusión, apoyada en su reino, las Aguas, trata de tomar el Cielo por asalto.
No puede recriminársele: tal es su naturaleza.
El Caminante Dragón cruza las Aguas en medio de la oscuridad. Su temeridad surge de su propia ignorancia,
En verdad, la naturaleza de la Ilusión no es el completo engaño o la completa ceguera: la más perfecta ilusión es aquella que toma un resto de la verdad y la tergiversa. La alternancia de lo falso y lo verdadero es mucho más difícil de descubrir que la pura falsedad. La Ilusión trae alternativamente la Magia y el dolor. Mezcla lo negro y lo blanco, lo real con lo irreal. De ahí que el Dragón no sea ni hombre ni dios, ni hombre ni mujer, ni placer ni dolor, sino todas esas cosas a la vez.
En este hexagrama el Dragón se halla aliada con la Tierra, y en su supuesta omnipotencia cree poder vencer aún a la noche. No debería confundir la Magia que le es propia, y que momentáneamente puede parecer milagrosa, con poder verdadero. La Noche tiene un poder propio que debe ser respetado; es el Cielo mismo diciéndonos: es el quieto tiempo de mirar en lo profundo.

Claves: El valor que surge de la ignorancia no es verdadero valor sino autoengaño y exceso de confianza. Hay circunstancias favorables para todos, incluso para los insensatos, pero eso es efímero."

Galaxio.com

Glosario del I Ching

Hexagramas

Recomendar este I Ching a un amigo