LOS ABISMOS

Camino del Dragón por los Abismos

 
     
     
 
     
     

El Dragón en los Abismos del Destello

Vemos al Caminante vacilar aún habiendo visto el camino claramente; sus cambiantes emociones lo inmovilizan.
Como se halla en medio de los Abismos (obstáculos y demoras para la acción) aún dispone de cierto tiempo que debería de utilizar para equilibrarse interiormente.
Lo que se ve con los propios ojos es lo importante. Muchas veces lo que uno descubre está en contra del propio corazón, de las propias emociones o ideas previas, pero uno debe abandonar todo sentimiento confuso y conducta vacilante, atenerse sólo a los hechos tal cual son y moverse exclusivamente desde ahí.
Más tarde o más temprano, en todo camino existe el vislumbre de lo verdadero. Muchas veces esta visión de la realidad no está de acuerdo con todo lo que uno espera o piensa. Más aún, la vacilación es el estado natural de quienes están desconectados de la verdad. Por lo tanto, casi siempre una revelación súbita entra en colisión con el estado previo de duda, y uno tarda un tiempo antes de asumir las cosas. Tomarse ese tiempo es sumamente importante, y es sobre lo que trata este hexagrama.
Por lo tanto, esto es lo que se aconseja: atenerse a lo que se ha visto, abandonando todo lo que internamente se resiste a lo evidente. Al mismo tiempo, uno debe darse un tiempo para que esta realidad se afirme interiormente.

Claves: Asumir los hechos, acomodarse a la realidad cambiando lo que haya que cambiar dentro de uno, en forma inmediata.

Galaxio.com Glosario del I Ching Hexagramas
Recomendar este I Ching a un amigo