LOS ABISMOS

Camino del Dragón por los Abismos

     
     
     
 
     
     

El Dragón en los Abismos de la Oscuridad

Vacilaciones en medio de la oscuridad más absoluta: un estado lamentable.
Este hexagrama nos relata la historia de alguien que se halla presa de las emociones, sin poder saber nada e imposibilitado de toda acción.
La ilusión se halla entonces en su máximo poder, porque las emociones de por sí ya son muy engañosas, y aquí no hallan fronteras ni en el Cielo ni en la Tierra, y por lo tanto, se han adueñado de todo.
Una relación en la que este estado se halla presente tiene el peor de los pronósticos; nada puede edificarse sobre una ciénaga interior.
La inestabilidad de las emociones y placeres superficiales son lo contrario del amor.
A veces la ilusión, en su faz agradable, nos puede hacer creer que estamos felices y viviendo la vida a pleno, pero no es verdad: los deseos surgidos de la ignorancia son una moneda de dos caras, y es imposible tomar la cara del placer sin tomar la cara del dolor.
Las emociones y deseos desatados son un gran peligro; por ello, es necesario que sean controlados por una visión atenta y no dejar que predominen en los actos hasta que este estado, que no es permanente, cese por sí mismo.

Versión Marciana de este hexagrama (sobre la Acción)